miércoles, 30 de marzo de 2016

COPIAS, BUENAS COPIAS. HOMENAJES, MALOS HOMENAJES

En el mundo del arte se han hecho muchas copias. Normalmente estas copias no pasan a la posteridad a no ser por la relevancia del copista, o que no exista el original. De las segundas ya hablamos en la entrada EL DEPORTE Y SU IMPORTANCIA PARA LA ESCULTURA CLÁSICA y de las primeras os traigo el ejemplo de una copia de Rubens a un cuadro de Caravaggio.


Es muy interesante ver cómo Rubens copia el cuadro dándole su toque particular, con su manera de trazar y añadiendo pequeñas diferencias haciendo más luminosa la figura de Cristo.

Además de las copias hay homenajes, como este de Francis Bacon al Inocencio X de Velázquez. Curiosamente, Bacon nunca vio en vivo el retrato original, sin embargo fue para él de una ascendencia enorme. Cambiando totalmente la estética hace más bien un tributo al original, que no acaba aquí sino que lo completa con una serie de distintas versiones que pintó a lo largo del tiempo.



Hay buenas y malas copias, lógicamente. Y también hay homenajes buenos y malos.

Sabiendo la situación crítica de la salud de Johan Cruyff, los jugadores del Barcelona quisieron hacer un homenaje en vida al ex jugador holandés, recreando su famoso penalti indirecto.



Independientemente de la buena fe de los integrantes del Barça, que no pongo en duda, los homenajes han de hacerse con la calidad que merece el homenajeado, que en este caso es mucha. Cosa que pienso que en absoluto consiguieron los homenajeadores.


Comparemos ambos penaltis. 

En el original, al hacer el pase, el mismo Cruyff se queda tras la línea del balón, ya que si se adelanta queda en fuera de juego e inhabilita la ventaja que se consigue al hacer el pase, que es tener un dos contra portero. Así es como se resuelve el penalti del Ajax.

Cuando digo que no hay gran ventaja al pasar sin más es porque una vez que el portero sale tapa más ángulo y pese a que el balón está más cerca de puerta hay menos espacio para hacer gol. Véase GEOMETRÍA PARA IMPEDIR EL GOL.

En el penalti de Barcelona Messi continúa avanzando por delante de la línea de balón e impide la devolución de Suárez que tiene que rematar a puerta ante la salida del portero del Levante, complicando la consecución del gol. Aunque resuelve bien, como es predecible en un delantero de tal calidad.

Lógicamente el homenajeado se sintió emocionado, pero si el portero llega a acertar en la salida, el homenaje hubiera quedado en ridículo. Y eso es algo que jugadores con el innegable talento de Messi y Suárez podrían haber evitado aprendiendo del maestro. Siempre hay alguien de quien aprender.

Descanse en paz Johan Cruyff.

Un saludo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario